Consolidación de fractura de escápula en mala posición

En esta situación se ha logrado la consolidación de la fractura, pero los fragmentos han consolidado en una posición no anatómica, es decir, incorrecta. Generalmente el problema es una consolidación con deformidad de la columna lateral de la escápula, o con un escalón en la glena (superficie articular), lo cual puede ocasionar un mal funcionamiento de la extremidad superior y aparición de dolor. Si se decide tratar quirúrgicamente el caso, se deberá hacer una correcta planificación preoperatoria mediante estudio con TAC. Según el caso, será necesaria la fijación con placa y tornillos y la aportación de hueso (del propio paciente o de un banco de tejidos). En algunos pacientes, la afectación de la glena (la porción de la escápula que articula con la cabeza del húmero) es muy importante, y ha ocasionado (según el tiempo de evolución y grado de afectación) desgastes en la articulación (artrosis degenerativa postraumática), por lo que pudiera estar indicada la sustitución por una prótesis articular.