Extremidad superior

La extremidad superior va desde la escápula u omóplato hasta el pulpejo o punta de los dedos. Es la herramienta perfecta que nos permite relacionarnos con lo que nos rodea, desde lo más básico y primitivo (alimentarnos, protegernos, calentarnos), hasta lo más sofisticado y complejo (tocar instrumentos musicales, pintar, manipular pequeñas piezas, etc). Y es por por todo ello que está expuesta a sufrir lesiones en el contexto de accidentes de tráfico, deportivos, caídas casuales, agresiones, etc, y como consecuencia a perder su funcionalidad. Huesos, nervios, arterias, piel, tendones, pueden verse afectados, y tenemos que conocerlos en detalle para ayudar al máximo a su reparación y recuperación cuando han sido dañados. Desde luego reparar y curar es un reto para médicos y pacientes, ya que ambos compartiremos el camino hacia la curación, y casi nunca es un camino fácil, pero es indescriptible la satisfacción y el gozo cuando juntos llegamos a buen puerto.

Escápula

Clavícula

Húmero

Codo

Antebrazo

Muñeca

Mano

Dedos

Pulgar

Nervios