Fractura de la paleta humeral

Las fracturas de la zona más distal del hueso húmero, se conocen como fracturas de la paleta, porque dicha zona parece una “pala”. Aparecen como consecuencia de accidentes de alta energía en pacientes jóvenes, y en caídas “a pie plano” en pacientes de edad madura o avanzada que presentan un debilitamiento de la estructura ósea, generalmente a causa de la osteoporosis. Estás fracturas pueden afectar a la articulación y comprometer el funcionamiento del codo y por tanto de todo el brazo. En función del tipo de fractura y el paciente se podrá realizar un tratamiento ortopédico de la lesión (ayudándonos de férulas estáticas al principio y dinámicas luego) o quirúrgico. El objetivo del tratamiento es alinear y poner en su sitio anatómico, los fragmentos de hueso, para que sea el cuerpo quién consolide la fractura. La “maquinaria” encargada de la consolidación funciona siempre, ahora, en función del paciente puede ir un poco más “lenta”. En el tratamiento quirúrgico nos ayudamos de agujas de acero, tornillos, alambre de acero quirúrgico, suturas trenzadas, arpones, suturas, placas y fijadores externos, siendo el “arsenal” muy variado. Podemos decir que cada fractura tiene su personalidad, por lo que de una fractura a otra la solución técnica puede variar. La rehabilitación juega un papel fundamental en estos casos, para recuperar el rango de movilidad una vez conseguida la consolidación de la fractura, que es el objetivo primario del tratamiento.