Fractura del radio

Tras una caída sobre el antebrazo, o tras recibir una contusión directa, el hueso radio puede fracturarse en la zona media (la parte del hueso que se encuentra entre los extremos se denomina diáfisis). Si la fractura está poco desplazada, y no existe conminución, ni afectación de las articulaciones vecinas (codo y muñeca), se puede realizar un tratamiento ortopédico o conservador con yeso al principio y posteriormente con férulas u ortesis. En caso contrario, está indicado realizar un procedimiento quirúrgico que consiste en la colocación de los fragmentos óseos en el sitio anatómico que les corresponde y la fijación mediante placas, tornillos y suturas. El objetivo del tratamiento es alinear y poner en su sitio anatómico, los fragmentos de hueso, para que sea el cuerpo quién consolide la fractura. La “maquinaria” encargada de la consolidación funciona siempre, ahora, en función del paciente puede ir un poco más “lenta”. La rehabilitación juega un papel fundamental en estos casos, para recuperar el rango de movilidad a la misma vez que se busca la curación de las estructuras que hemos “tocado” durante el procedimiento quirúrgico.