Fractura diafisaria del húmero

Las fracturas del húmero son relativamente frecuentes, y se observan no solo en pacientes jóvenes que sufren impactos de alta energía (accidentes de tráfico, caída de altura), sino que pueden ser ocasionadas por movimientos de torsión brusco del brazo (en competiciones de “pulso”), y también se observan en pacientes de edad avanzada que sufren una caída casual sobre el brazo. La mayoría de estas fracturas pueden tratarse conservadoramente mediante inmovilización de la extremidad mediante dispositivos tipo “Brace”, y cabestrillo. Sin embargo, en aquellos casos con desplazamiento importante de los fragmentos, puede estar indicada la cirugía. En estos casos nos ayudamos de clavos endomedulares o placas con tornillos.