Lesión del tendón bicipital distal

El tendón distal del bíceps se inserta en el hueso radio, y participa en la flexión del codo, y en la supinación de la mano (poner la palma hacia “arriba”). Suele lesionarse frecuentemente en pacientes jóvenes que practican deportes que implican una gran fuerza de flexión del codo (levantamiento de pesas), en pacientes cuya actividad laboral requiere de grandes esfuerzos de flexión contra resistencia del codo, pero también en pacientes de edad madura y avanzada en el contexto de tendinosis o enfermedad degenerativa del tendón. Los pacientes pueden referir la sensación de un tirón o pinchazo en la zona anterior del codo, así como dolor que con los días disminuye. En función del grado de afectación del tendón bicipital, así como de otra estructura que le “acompaña”, el lacertus fibrosus, podrá notarse o no elevación de la masa del bíceps (aparición de “bola” en la zona distal del brazo). En función del tiempo de evolución y de las expectativas y necesidad funcional del paciente, se podrá optar por un tratamiento no quirúrgico o quirúrgico. En el caso de decidir el tratamiento no quirúrgico, habrá que informar adecuadamente al paciente de las secuelas previsibles más frecuentes: pérdida de fuerza de flexión del codo, y de supinación de la mano (“palma arriba”, o al atornillar por poner un ejemplo práctico) y habremos de empezar la rehabilitación tan pronto como el dolor lo permita. En el caso de decidir el tratamiento quirúrgico, procederemos a reinsertar o volver a “anclar” el cabo o extremo distal del bíceps al hueso radio mediante dispositivos diseñados para ello o suturas transóseas. Igualmente, habremos de realizar un correcto programa de rehabilitación para recuperar la función y la fuerza del antebrazo.