Lesiones de nervio periférico

 

Los nervios periféricos  son como cables eléctricos que recogen información (temperatura, vibración, sensibilidad) y llevan impulsos eléctricos para hacer funcionar a los músculos, glándulas, etc, entre otras funciones. Cuando son lesionados a consecuencias de cortes, compresiones, etc, pierden sus funcionaes parcial o completamente. Esto ocasiona pérdida de sensibilidad, de función de los músculos que controlaban, pero además pueden aparecer sensaciones muy desagradables como el dolor neuropático (en forma de “pinchazos”, “corrientes”, “agujas”), hormigueos o parestesias, y respuesta anormal al frio o al calor. En función de la gravedad de la lesión se puede esperar a una recuperación progresiva en las lesiones menos graves (sin ruptura de las fibras o “cables” del interior del nervio), o se hace necesario una reparación microquirúrgica. La recuperación de las lesiones aún haciendo siempre el mismo procedimiento microquirurgico es impredecible, pudiendo quedar secuelas sensitivas y motoras que en función de la gravedad afectarán en mayor o menor medida la función del miembro afectado.