Rizartrosis o artrosis de la base del pulgar

La artrosis de la base del pulgar, técnicamente conocida como rizartrosis, consiste en el deterioro del cartílago de la articulación, que es la capa blanquecina y resbaladiza que cubre los extremos de los huesos que forman una articulación. Con el deterioro progresivo de esta capa puede aparecer dolor, pérdida de fuerza de la mano (al perder fuerza el pulgar, se pierde fuerza de prensión de la mano), deformidad del pulgar, pérdida de capacidad de agarre, etc. Sin embargo, no todos los pacientes son iguales, y podemos encontrar pacientes con signos radiográficos de desgaste muy importante de la articulación que no tienen dolor, y que además no ven una gran limitación de sus tareas habituales como consecuencia de la lesión que presentan. Estos pacientes no necesitan probablemente un tratamiento quirúrgico, sino básicamente ser informados de su condición y tener opción en un futuro de algún procedimiento en caso de empeorar su situación actual. Sin embargo, son los pacientes con dolor y limitación funcional, los que independientemente del grado de desgaste que podamos observar en el estudio radiológico, los que necesitarán de algún procedimiento para mejorar su situación. El tratamiento es muy variado y deberá adecuarse a cada caso: la infiltración intraarticular, la limpieza artroscópica, la osteotomía del 1 metacarpiano, la exéresis del hueso trapecio y la plastia con tendón son algunas de las técnicas que podemos usar para aliviar la sintomatología y mejorar la función del dedo y la mano.