Síndrome del canal nervio radial

El nervio radial viaja desde la axila hacia la parte posterior del brazo, para luego pasar a la zona anterior y latera del codo. Durante su trayecto en el brazo tiene una relación muy cercana al hueso húmero, y se encuentra entre músculos que le protegen. Sin embargo en determinadas situaciones, como en el contexto de fracturas que afectan al húmero, bultos o “quistes” (que pueden ser buenos-benignos o malos-malignos) u otras en las que desconocemos la causa (llamadas idiopáticas) sufre una compresión o irritación. Este aumento de presión sobre el nervio disminuye la llegada de oxígeno al mismo ocasionando diversos síntomas según la severidad y el tiempo de evolución. El paciente puede referir sensaciones como entumecimiento, hormigueos, pérdida de la sensibilidad, dolor y pérdida de fuerza y movilidad a nivel de la mano y dedos. En función del caso podrán ser necesarias exploraciones tales como las pruebas de imagen (radiografías, escáner o TAC, resonancia magnética o RM, gammagrafía, etc) y pruebas de conducción del nervio (electromiografía, electroneurografía) para identificar la causa del problema. En función del diagnóstico se planificará el tratamiento, pero en general el objetivo de la cirugía es descomprimir el nervio, liberándolo de las estructuras que le comprimen o irritan en su trayecto.